jueves, 21 de mayo de 2015

En la sección de oportunidades tienen expuestas Seducciones Indiscretas,
calzadas con botas hediondas de punta desteñida y tacón desgastado,
cinturón con hebilla ladeada y tara encubierta.
A la más lista de la clase,
y sin estar en las primeras posiciones de la fila a la hora de la apertura de puertas,
le han sobrado zancadas para llegar a la vitrina y agarrar sin demasiado miramiento la mas expuesta.
Sorprendida por un desconcierto confesado,
indecisa en continua lucha con ella misma,
y mientras duda si cargar o no en su bolso de tela gris, semejante baratija,
se le han doblado las rodillas dejando esparramadas por el suelo las carnes que en los últimos tiempos habían alcanzado la textura deseada.
Ha pasado por caja,
ha empujado hasta el fondo del bolso el preciado botín que antes una decena de ojos habían apartado a golpe de párpado por ser demasiado evidente en sus ademanes,
diez ojos que ahora apuntan a ella con sorpresa.
Hoy,
en el bufete de abogados de la asociación de consumidores están esperando a que suba al sexto sin ascensor con la lengua fuera, hoja de reclamación en mano y garantía caducada,
dé un toque en la campanilla de la entrada,
pegue unas cuantas voces
y deje caer unas cuantas lágrimas para que las retiren del mercado.
Mañana veremos si a ella, 
a la mas lista de la clase, le devuelven el dinero por esa Seducción reutilizada.

1 comentario:

  1. me gusta mucho, dormir en camisón saludos desde Puerto Rico

    ResponderEliminar